El regalo del roscón.


Cochecito-2

Esto es lo que me han traído los Reyes Magos: ¡el regalo del roscón: un coche!

ISO 100. f/9 1/125. 105 mm Macro. Superficie: Pantalla de 5” de un teléfono móvil, limpiada previamente lo mejor que he podido. Flash rebotado a la pared y servilleta blanca ubicada en el lateral del vehículo, derecha de la cámara,  a modo de reflector.

Feliz día.

La selva de Irati.


Irati-88

La Selva de Irati es una joya; un bosque; una extensión enorme de hayas y abetos, de hecho el segundo mayor hayedo de Europa tras la Selva Negra, en Alemania; un entorno atravesado por varios ríos, y riachuelos, y un embalse; y todos con aguas claras de color esmeralda.

A pesar de la todavía poco incipiente primavera, Irati nos ha mostrado todo el potencial oculto que posee.

Irati-102-1

La selva de Irati es un rincón al norte de Navarra. Un rincón de rincones, en los que a cada paso encontramos estampas sobresalientes, llenas de color, belleza y armonía. La posibilidad de no encontrar alguno de los rincones, tantas veces mostrados en las increíbles fotos que las publicaciones nos muestran, es inexistente; ¡los rincones están por todas partes!

Irati-118

La selva de Irati es una propiedad privada. Los pueblos de dos valles, el de Salazar y el de Aezkoa,  se reparten los derechos de su gestión. Si no recuerdo mal, son un total de 21 pueblos de la zona los tienen derechos sobre Irati. Son una suerte de mancomunidad con una junta gestora, encargada de las explotación de los recursos, incluidos los turísticos. Así, el personal de información de Irati, el restaurante… están contratados por una empresa pública que pertenece la mancomunidad y que se encarga de esta tarea de explotación y gestión.

Irati - Embalse de Irabia-19

La Selva  de Irati tiene dos entradas: una por Ochagavia y otra por Orbaizeta, donde se encuentra la famosa fábrica de armas de la que os hablé en una publicación anterior.

Irati-29

La entrada a Irati por Orbaizeta está situada a la salida del pueblo -precioso, por cierto- hacia la fábrica de armas, tomando un desvío a la derecha. Desde allí, 1 km hasta la caseta de información y 7 Km más hasta la presa de Irabia. Un recorrido por una estrecha carretera, más bien una pista de servicio, que ya supone todo una placer visual.

Irati-48

La presa, como tantas otras que salpican nuestra geografía. El entorno, eso es otro cantar. Por ambos lados parte una pista forestal que rodea el pantano de Irabia. Un paseo cómodo por una pista cómoda, eso sí,  de varios kilómetros. Un recorrido en el que el color es la nota dominante.

Irati

Pero, sin duda,  lo que sin duda merece la pena es acceder por Ochagavia. En la entrada al pueblo, desde Ezcároz, se coge un desvío a la izquierda que nos llevará hasta el corazón de Irati. Son 24 km por una estrecha y visada carretera; un buen rato conduciendo,  incrementado por las continuas paradas para admirar el paisaje. A partir del kilómetro 16 ya estamos dentro de los dominios de Irati.

Al llegar a la caseta de información, y tras pagar el peaje de acceso -solo 2 Euros- nos entregan un mapa con las rutas posibles. Nuestra visita fue tan solo 3 días después de que hubiesen abierto el acceso por Ochagavia, cerrado en invierno, por lo que algunas rutas todavía no estaban despejadas y, en consecuencia, cerradas.

Irati-75

Nosotros hicimos varias, en total unos 12 Km. Había abundante barro y es necesario que atravesar bastantes riachuelos, en las rutas que se adentran en el bosque, por lo que conviene ir equipado adecuadamente.

Marcaremos en la agenda la próxima visita para algún otoño.

Dejo que unas pocas fotos muestren unos pocos de sus secretos secretos. Hay más, para otra ocasión.

Espero que os gusten.

A %d blogueros les gusta esto: