El lento rastro de la luz.


 

Me gustan las fotografías de larga exposición porque me permiten ver un largo registro de luz en una única fotografía. Las fotografías que habitualmente realizamos con cámaras compactas o con el móvil, están realizadas con velocidades suficientemente rápidas para evitar que salgan trepidadas (movidas), salvo en condiciones de escasa luz cuando los ajustes máximos de ISO y apertura, que realizan de forma automática, no son suficientes para recoger la luz necesaria provocando, en consecuencia, un fotografía oscura y movida, si no disponemos de un trípode.

Al ajustar la velocidad de obturación, a una suficientemente lenta,  conseguimos ver cosas que de otra forma es imposible, ya que nuestra visión está ajustada para ver y procesar la luz de forma instantánea; haciendo un símil con la cámara, con una velocidad de obturación muy elevada (muy rápida).

Os traigo dos fotos, que podéis ampliar para mejorar el visionado, en las que su principal característica es tiempo de exposición.

Datos de la foto “El pescador nervioso”: ISO 100, 6 s, f/22, 50 mm. Trípode y disparador remoto. Usé un filtro de densidad neutra de tres pasos (cristal que se coloca delante del objetivo para dejar pasar menos luz y, de esta forma, poder incrementar el tiempo de exposición). La luz del día, a pesar de cerrar el diafragma a f/22, era demasiado intensa para hacer la foto con una exposición larga; motivo por el cual usé un filtro.   

El hombre no paraba de moverse, espantaba a los peces; en el buen rato que pasé allí, no pescó nada. Fijaros en los dos hombres situados sobre el muelle; más tranquilos. En lo que se refiere a la composición, he optado por centrar al pescador en la imagen, dejando que el entorno, rodee al pescador como si de un arco se tratase, pero dejando aire (en este caso agua) enfrente de él.

Datos de la foto “La escalera”. ISO 100, 30 s, f/20, 50 mm. Trípode y disparador remoto. También usé  un filtro de densidad neutra de tres pasos.

Ambas fotos están realizadas en el mismo sitio con una diferencia de 6 mínutos. La diferencia en el tiempo de exposición viene determinada porque en la de la escalera, el enfoque fue más cerrado, en una zona de sombra sin ningún tipo de luz artificial ni reflejos, lo que me proporcionó más tiempo. 30 segundos me permitieron conseguir el efecto seda que buscaba en el agua.

Desde el punto de vista compositivo, sin duda la de la escalera tiene más interés. La escalera y la barandilla, en diagonal aportan dinamismo. Que no se vea el fin de la escalera, ni por la parte superior ni por la parte inferior, genera interés, tensión, incluso inquietud ¿a dónde …  lleva la escalera?  ¿hasta donde se hunde? ¿Qué hay al final de la escalera?  Es como si nuestro cerebro quisiese ver más allá del encuadre. La diferencia de contraste ayuda en la creación del ambiente.

Y a vosotros, ¿Cuál os gusta más?

Anuncios

4 comentarios

  1. Cada dia te superas mas cuñao, a mi particularmente me gusta mas la de la escalera. Da la sensacion que van a salir unos zombis del agua…

    Estan muy logradas. Hay que pensarse seriamente en montar un estudio de fotografia jejejeje….un abrazo fenomeno. besitos de tu ahijada.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s