Intenso y saludable.


Estimulante de la actividad cerebral, asociado a la sabiduría y a la paz espiritual,  a la inteligencia, a la alegría, a la agilidad, al lado izquierdo del cerebro y a la comprensión intuitiva. Es beneficioso para el estómago, los intestinos y la vejiga. Su mera contemplación produce excitación del sistema nervioso. Es el color amarillo, el color del sol. 

El rojo, se asocia a la fuerza, al vigor,  a la valentía, a lo prohibido. Junto con el azul y el verde es uno de los colores básicos (RGB) de la luz. Rojo y  azul, son los colores que más gustan. 

En definitiva, pocas cosas son más bellas que las flores amarillas y si se acompañan con tonos rojos, pues mejor todavía. 

Los datos de la fotografía son: ISO 100, 1/320, f/4,5, enfoque manual, medición puntual. Disparada a pulso. Flash fuera de la zapata de la cámara disparado a 90º desde abajo.  

Es un macro. Se considera “macro” la fotografía cuya escala con la realidad es, al menos,  1:1, es decir, el tamaño que ocupa el objeto retratado en el sensor tiene el mismo tamaño, o mayor, que en la realidad. ¡Ojo! Las ampliaciones a tamaño 1:1 no son macros, son ampliaciones. Dicho de otra forma, si sacamos el sensor de la cámara y colocamos la flor encima, lo que queda dentro del sensor es la relación 1:1, que es lo que aparecerá en la fotografía realizada, independientemente del tamaño de visualización en pantalla, o de impresión. Los macros tienen poca profundidad de campo, por lo que con la luz y el desenfoque, conseguiremos un efecto muy agradable. 

Es una fotografía de aproximación para la que existen objetivos específicos, con posición macro; tal y como ocurre con muchas cámaras compactas. En mi caso, soy un poco más artesanal, por eso de los costes, y las realizo con tubos de extensión y un objetivo Nikon de 50 mm. Los tubos son huecos, lo que permite separar la lente del sensor que, a la postre, permite reducir la distancia de enfoque, lo que a su vez genera la ampliación necesaria para convertirla en macro. La dificultad es máxima, ya que la profundidad de campo es de apenas 4 mm. Quiere esto decir que cualquier leve oscilación del cuerpo, por ejemplo al respirar o del pulso, provocará un vaivén que, con toda seguridad, arruinará el enfoque. Por tanto, lo normal es utilizar un trípode, pero como no lo tenía a mano tocó aguantar la respiración, sentarse, anclar los codos y hacer varios intentos.  

A falta de un flash anular (se coloca alrededor del objetivo), para iluminar utilicé un flash en modo manual a 1/16 de potencia disparado en remoto y desde la parte de abajo de la flor, lo que realza el color. Como sólo disponía de un flash, he tenido que forzarlo un poco para que iluminase suficientemente la zona de los estambres, bastante más oscura por las capas de hojas que la envuelven. Aún así, en post proceso, he tenido que levantar las luces de esta zona. En general, también subí el brillo.

Si hablamos de composición, en los macros aplican igual las reglas, si bien es más complejo. En este caso el foco esta en el centro, en los estambres y el color los envuelve. He pensado la posibilidad de recortarla a formato cuadrado, pero no funcionaba. 

Por cierto, mi color preferido es el amarillo.

Anuncios

6 comentarios

  1. Estimulante y agradable imagen la levaré en mi mente durante la época estival para que me proteja de los ardores mi querido estomago. La foto me parce a primera vista un poco fuerte, bajando su intensidad según pasan el tiempo. En fin, buen macro y nueva imagen bonita. La veo ideal para un photocoll publicitario en un centro de estética.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s