La noche mágica.


La noche en la que el tiempo se detiene, los niños no se duermen, los Reyes no vienen. Cabalgata, cena y para la cama, con la incertidumbre sobre si vendrán, si estaré despierto, si me dejarán lo que he pedido. Mi Rey preferido es Baltasar, a quien me encomiendo. De él os dejo la foto realizada durante la cabalgata.

Datos de la foto: ISO 500.  f/4,5. 1/250. 110 mm. Flash en modo TTL montado sobre la cámara. Sin trípode. Distancia al sujeto: unos 18 metros. En ésta y en las demás, he tenido que levantar luces y bajar ruido. En los primeros planos, corregir ojos rojos excepto en uno, en el que me gusta el aspecto esotérico que le aporta el rojo. 

Poco hay que decir, salvo que los eventos son un buen sitio para disparar sin que nadie te mire como si fueses un delincuente. Puedes utilizar un objetivo intimidatorio y un flash para iluminar la noche, sin que apenas nadie se fije en ti; lo cual está muy bien.

En estos eventos hay tiempo para ver y observar, no sólo las carrozas de la cabalgata, también a la gente, sobre todo a los adultos; curiosos personajes. Están los que demuestran más ilusión que sus hijos, los que disputan los caramelos a los niños, los que les empujan para coger mejor posición delante de ellos, a pesar de medir un metro más. En fin, tiene que haber de todo.

Pero también hay gente haciendo fotos. Gente que, en una gran mayoría, no se ha leído el manual de su cámara, sobre todo si es compacta. Si lo hubiesen hecho, no estarían disparando fotos, en plena noche, a objetos situados a 18 o más metros.

A una ISO muy elevada, el flash de una compacta podría iluminar un objeto a unos 10 metros de distancia, de media, pero con un nivel de ruido inaceptable. Si vais a un evento nocturno con una cámara compacta, esperad a que los personajes estén en el radio de alcance de vuestro flash; habitualmente unos 5 o 6 metros como máximo, menos si es posible. De esta forma el personaje se iluminará bien y la cámara utilizará un ISO más bajo, mejorando el ratio de ruido. Lo mismo reza para el que incluyen las réflex, éstos con un poco más de alcance.

Por si a estas alturas no lo tenéis claro, es importante señalar que es imprescindible disponer de un flash ya que, aunque nos pueda parecer que las luces de la calle y todas las luces que portan las carrozas, son suficientes para iluminar la escena, lo cierto es que no son suficientes.

En estos eventos, donde los acontecimientos se suceden con cierta rapidez, lo más cómodo es utilizar el flash en modo TTL. La cámara se encarga de cortar el flash cuando la iluminación es suficiente para conseguir una toma correctamente expuesta.

Os dejo fotos algunos de los personajes de una cabalgata que este año, en mi opinión, ha superado con creces la cutrez de los últimos años.

Espero que os gusten.

 

 

Anuncios

4 comentarios

  1. Me gustan mucho las fotos, tienen un color precioso. La que más me gusta es la del unicornio con el niño, parece que los puedes tocar. Esa foto es alucinante. Aprovechaste muy bien el surtido de colores que llevaban. Me gusta.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s