La belleza de lo efímero.


La belleza nos rodea, sólo hay que buscarla. Un puesta de sol puede ser un momento espectacular, mágico, irrepetible; por ello hay que disfrutar cada momento, buscarlos y fotografiarlos.

El interés que el cielo tiene a la hora de incluirlo en una fotografía varía. Normalmente, los cielos nubosos añaden más dramatismo a las fotografías: la luz filtrándose entre las nubes, el recorrido de las nubes en fotografías de larga exposición, el volumen de las nubes en ciertas condiciones, etcétera.

Los cielos despejados suelen tener menos interés. Pero en determinados momentos, el cielo despejado adquiere un intenso color azul, profundo, espectacular; es la hora azul. Este período suele durar alrededor de una hora (desde media hora antes de la puesta de sol hasta media hora después), pero depende de la posición del observador y de la época del año.

Al atardecer, el recorrido de la luz hasta llegar a nosotros es mayor, provocando que la luz rebote en mayor medida en las partículas en suspensión de la atmósfera. Dado que la dispersión de la luz en la atmósfera es mayor en la luz azul, o sea la que más rebota, el cielo adquiere el tono azul intenso. La luz que menos rebota es la roja, por eso el intenso azul va ganando terreno al anaranjado durante la puesta de sol.

Este efecto se produce con más facilidad al atardecer que durante el amanecer, debido a la existencia de más partículas en suspensión ya que durante la noche se depositan en el suelo debido al frío. También intervienen las altas presiones, favoreciendo los atardeceres de cálidos colores.

Datos de la foto: ISO 400. 1/800″. f/10. 70 mm. Sin trípode. WB Auto. Exposición manual. Postproceso: recorte a formato panorámico (16:9), ligera saturación del tono naranja.

Técnicamente la fotografía no ofrece ninguna dificultad. Se mide en las luces, para no quemarlas, se bloquea la exposición, y se enfoca en la Torre de Hércules; y ya tenemos una bonita silueta. He utilizado la regla de los tercios, desplazando la Torre de Hércules a la derecha de la puesta de sol. Al suelo ni siquiera le he dado un tercio.

Un par de consejos a tener en cuenta para las fotos de paisaje:

  • Incluid en la composición algo que permita tener una referencia visual que sirva de punto de partida para el observador. En esta foto los colores serían los mismos sin la torre, pero la foto no sería igual.
  • Dedicad el espacio necesario al cielo, y a la tierra, en función del interés que aporte cada uno. En este caso he incluido poca tierra porque no aporta nada, es una silueta negra, incluso podría haberla recortado más.
  • Ya lo he comentado en otra entrada, pero recordad que las siluetas deben de ser reconocibles y no deben superponerse, evitad que se fundan.

Espero que os guste.

Anuncios

2 comentarios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s