Terminó la Semana Santa.


Más allá de la fe que cada uno pueda profesar, la Semana Santa es una manifestación social en la calle y una oportunidad para fotografiar motivos diferentes a los habituales. No sólo las tallas y los penitentes encapuchados, también a los músicos y a toda la cohorte de personas que los acompañan. Si en Sevilla alguna cofradía contaba con más de dos mil penitentes -según escuché en un noticiario- aquí no alcanzamos esa cifra ni sumando a los espectadores que, como yo, salpican el recorrido de las procesiones.

Pero para mi sorpresa, tenemos más procesiones de las que pensaba. Por cuestiones de tiempo sólo he asistido a dos.

Para no volverme loco realizando fotos sin sentido, procuro aplicar un método sencillo: comienzo por encuadres generales para ir cerrándolos hasta fotografiar detalles.

Un asunto importante es elegir bien la ubicación desde la que vamos a realizar las fotografías. Pensad que toda fotografía tiene un fondo y que este puede estropear una buena fotografía.  El primer día me situé frente a pared de piedra y una iglesia; pero por delante cruzaba una carretera y la policía local permitió que un bus se situase justo delante cuando comenzaba la procesión. Resultado, todos los encuadres muy cerrados para evitar el bus -rojo- en el fondo. El segundo día elegí mejor. ¡Cuidad el fondo!

¿Cómo hice las fotos? En casi todas usé flash. Para los planos más generales, realicé un foto de prueba sin flash para determinar la exposición del fondo y subí un poco el ISO, a 500; buscando una apertura media, f/11/ f/8, que me garantizase una ligera subexposición del fondo y una  buena profundidad de campo. La velocidad inicial, 1/320. A medida que caía la tarde, bajaba la velocidad para mantener el fondo ligeramente subexpuesto, un paso por debajo de los motivos principales. ¿Por qué subo la ISO? Para que el “esfuerzo” del flash para iluminar la imagen sea menor y, por tanto, el tiempo de recarga del flash también, lo que me permite disparar más rápido.

Tened en cuenta que al disparar con flash, se pueden proyectar sombras en las paredes cercanas, no deseadas, sobre todo si las calles son estrechas.

Es fácil recordar todo este rollo mientras escribo, pero una vez que estás allí, es todo muy rápido. La procesión no se detiene a esperarte. En consecuencia o eres una persona experimentada en el manejo de la cámara y conoces bien toda la rutina y parámetros, o tienes que llevar todo preparado. Siempre podemos recurrir al modo automático.

Espero que os gusten.

Anuncios

2 comentarios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s