Pintar con luz.


Sí, pintar con luz. Algunas personas me han preguntado acerca de lo que significaba pintar con luz, más concretamente, se han sorprendido cuando les he dicho que quería una literna para pintar con luz. Pues bien, hoy voy a explicar brevemente a que me refiero.

Hay varias cuestiones a considerar. Una es que necesitamos una fuente de luz para poder pintar; la linterna. Otra que debemos utilizar un tiempo de exposición largo; suficiente para que nos de tiempo a pintar lo que queremos. Que, para el ejemplo que os traigo, se necesita tener una estancia completamente a oscuras. Y, por último, que necesitamos algo que pintar; pueden ser letras en el aire o en una pared, un contorno, o cualquier objeto siempre que tengamos capacidad de iluminarlo sin quemarlo.

A partir de ahí, la imaginación al poder. Como tenía poco tiempo y pocas ganas, de pelearme con bártulos de fotografía, he realizado dos fotos, una para mostraros la famosa linterna y otra para explicar como la uso.

Esta es la linterna. Una magnifica Led Lenser T7 de 200 lumens; hacen que la noche parezca el día.

Datos de la foto. Iso 400. 1/125. f/11. 185 mm. Cámara en trípode. Sin flash con difusor sobre la Linterna a 1/32 de potencia. Reflector delante de la linterna. WB Auto. Proceso virado a B&N.

Como es de metal, necesitamos reflexión directa de la luz. El efecto espejo está causado por la vitrocerámica, soporte habitual de mis pruebas hasta que consiga uno mejor.  Un ensayo de foto de producto que ha quedado bastante bien.

Y esto es lo que hice. Sí, yo diría arte dramático, quizá demasiado dramático, pero me gustó el resultado final a pesar del recorte que hice y del poco entusiasmo que puse, o precisamente por eso.

Datos de la foto. Iso 400. 15″. f/22. 18 mm. Cámara en trípode. Sin flash. Linterna. WB Auto. Proceso virado a B&N. Recorte a algo más del 50%.

¿Cómo se hace? Se decide el punto de enfoque con la luz encendida. Se enfoca con la cámara en el punto en el que vamos a situar el objeto, o el objeto si es estático, y se bloquea en enfoque. Se usa una apertura pequeña (número f/ alto) para conseguir la mayor profundidad de campo posible. Se apaga la luz. Se pulsa el disparador de la cámara, se enciende la linterna y se pinta lo que quieres pintar con la luz de la linterna. En este caso, mi brazo y mano, izquierdos hicieron las veces de modelo mientras, con la mano derecha, movía la linterna iluminándolos a ambos varias veces para que el sensor registrase la luz. Al ser una exposición de larga duración, 15 segundos, y al estar el brazo sin apoyo alguno, se ha ido moviendo lo que ha provocado el efecto dramático que veis; una mano salida de la nada que parece pedir ayuda. Con los 18 mm se me fue la mano, hubiese bastado con unos 35 mm o incluso 50 mm.

Y preguntaréis, ¿Por qué no sale el fondo de la habitación en la fotografía? Pues porque use poca potencia en la luz y la acerque mucho a la mano para, de esta forma, conseguir que la profundidad de campo de la luz no alcance el fondo de la estancia, es decir, su intensidad se desvanece drasticamente tras la mano.

Prometo repetirla mejorando la imagen, el brazo es el que es.

Espero que os guste.

Anuncios

2 comentarios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s