Con las cosas de comer no se juega.


Pimiento-11Lo sé. Pero la tentación era intensa. Un par de horas en la cocina, jugando con las cosas de comer, la cámara y algunos cachivaches. Cosas de comer en caída libre dentro de un recipiente lleno de agua, chapuzando y mojándolo todo: ¡no tiene precio!

Pimiento-15Entre las muchas cosas buenas que tiene la fotografía es que siempre hay algo nuevo que puedes probar, o sea, caminar en la senda del descubrimiento de otras realidades, sin inventarla, sin alterarla; sólo utilizando el tiempo y la luz, de forma diferente.

En esta ocasión quise probar la fotografía con efecto estroboscópico, algo que había probado en el pasado, pero de forma un tanto burda.

Datos de las fotos (todas están igual), tan sólo varié la gestión del flash. ISO 400. f/8. 2″. 50 mm. WB auto. Enfoque manual. Trípode. Disparador remoto. Flash con función estroboscópica. Cable para conectar el flash a la zapata de la cámara. Difusor para el flash. Reflectores blanco y de aluminio para relleno. Tela negra de fondo. Pie para el flash.

Material adicional: en este caso un pimiento rojo y uno amarillo. Un jarrón de cristal de boca ancha y otro cuadrado. Bayeta, fregona, cubo para recoger el agua (es broma). Siendo cierto que se moja bastante, también lo es que la cantidad de agua esparcida por la cocina es directamente proporcional a nuestra torpeza. Si somos capaces de conseguir buenas fotos con pocos intentos, menos agua esparcida.

Se llena el recipiente de agua y, con la luz encendida, se sitúa en el  se enfoca a un objeto que sobresalga por encima del recipiente, justo en el medio. La cámara estaba ubicada a un metro. La profundidad de campo para mi cámara con esos parámetros era de 12 cm; suficiente si conseguía que el pimiento entrase en el recipiente. Se pone el enfoque en manual y listo.

Pimiento-9-2El flash. Decidí situarlo lateralmente, a unos 90º  a la izquierda de la cámara. El flash dispone de función estroboscópica, sin la cual, es complicado conseguir el mismo efecto, aunque dependerá de la parametrización. En dicha función se deben parametrizar varios aspectos: la frecuencia, el número de repeticiones, la potencia del flash y el zum (sí, zum, viene en el diccionario) . Yo probé varias configuraciones, pero con la que me encontré más a gusto fue: 40Hz, 10 disparos, 1/8 de potencia, y 85 mm de zum.

Más sobre el flash. Hay que tener la precaución de verificar que el flash no está sincronizado a la segunda cortina (ahorraréis tiempo y, en mi caso, hubiese ahorrado algo de mala leche que siempre viene bien para aplicarla en otras facetas). Para que todo case correctamente, es necesario calcular la velocidad de exposición basándose en la fórmula (frecuencia/repeticiones = tiempo a programar en la cámara). Pero el número de repeticiones está condicionado por la propia unidad de flash y por su potencia. Por tanto, es conveniente mirar la tabla que se facilita con cada flash para, en función de una potencia y con un ciclo determinado, calcular el número de repeticiones que es capaz de realizar. Además, el método a utilizar también importa, no siendo recomendable hacer un calculo milimétrico si después tienes que sincronizar a mano el disparo con la suelta del pimiento. Por tanto, también podéis hacer como yo, utilizad un sistema mixto: un poco de sentido común, intuición y cálculo.

La estancia estaba a oscuras, no totalmente, lo suficiente para ver o intuir la ubicación de las cosas; contaba con un leve reflejo de luz procedente del salón. Era noche cerrada.

Bueno, y todo este lío,  ¿cómo funciona? Cuando pulsas el disparador de la cámara, con la estancia a oscuras, el flash comienza dispararse el número de repeticiones programado, con la potencia programada y con una velocidad determinada por los hercios programados. Con una mano sostenía el pimiento sobre el recipiente y con la otra el disparador remoto. Disparar y soltar, al unísono. Probar, ajustar, secar; probar, ajustar, secar; … ; probar y ajustar; pasando de secar. Hasta conseguir resultados decentes.

Pimiento-18Finalmente, el resultado, el que veis: mejorable, sin duda, sobre todo en lo que se refiere a la luz de relleno, pero suficiente para decorar una cocina normal, con pocas concesiones artísticas. Y mucha agua al rededor.

Por cierto, a continuación os dejo una toma falsa.

Pimiento-8Espero que os haya gustado y a los interesados que, además, hayáis entendido algo. ¿Alguien quiere una para decorar su cocina?

Pimiento-5

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s