Jornadas del Bacalao


Comei Bebei - jornadas bacalao-48Los que me conocen pensarán que, cuando hablo de jornadas de bacalao, pretendo referirme a algún tipo de “bacalao” distinto al que se asocia con el bicho del mismo nombre. Pero se equivocan. Cuando hablo de Jornadas del Bacalao, me refiero, al susodicho bicho, o dicho en cristiano antiguo, al Gadus Morhua.

El caso es que la foto que os mostraba en mi última entrada, obedece a una invitación de Antonio (Toni) Calvo -esperemos que se repita-, propietario del restaurante Comei Bebei, que nos reunió para “hablar de negocios”. Permitidme que no desvele cuáles.

Como allá a donde voy mi cámara me acompaña, la reunión en cuestión va a darme para un par de entradas y, sin lugar a dudas, a mi buen amigo Federico (Fede) para algo más; ya estoy echando en falta una entrada en Fedegustando sobre los platos, caldos y postres, degustados.

Volviendo a mis entradas, por ejemplo, hoy voy a compartir esta foto. Una foto con la que aprovecho, en agradecimiento a la invitación de Toni, para hacerle algo de publicidad desde este blog, modesta eso sí.

DATOS DE LA FOTO. ISO 400. f/8. 1/100. 70mm. Exposición manual. Flash con paraguas. Procesado, un poco peculiar acorde con ese tono simpático de la foto.

Fue algo improvisado. Ni siquiera recuerdo a quien se le ocurrió la idea de fotografiarse con el cartel.

Fede, a la izquierda y Toni a la derecha, parecen comprimidos contra los marcos de la foto, que no ha sido recortada. En este caso opté por este compromiso ya el cartel está colgado en una columna central, frontal a la puerta de entrada, y por detrás no había decorado para muchas alternativas para pensar en otro tipo de encuadre.

Como decía, detrás de Fede había unas neveras de vino, con algún borde metálico. También estaba el acceso al comedor principal, muy luminoso debido a la gran cantidad de ventana que tiene. Sin embargo, detrás de Toni, había mucha menos luz. Por tanto, la foto, en formato horizontal parecía partida en dos por la columna, un lado con luz y otro en sombra total, motivo por el cual opté por comprimirlos contra los bordes.

Por detrás mucha luz, pero por delante, la de los halógenos del techo eran insuficientes, por lo que se requería el uso del flash. Y al estar pegados a la pared, pues ya tenemos las sombras de turno, que no siempre sientan mal.

Un procesado un poco peculiar, ayuda a la consitencia -en mi humilde opinión- del conjunto que forma la imagen.

Espero que os guste.

Anuncios

4 comentarios

  1. La materia prima es buena, dos tíos del norte y una pizarra autóctona del Barco de Valdeorras, Je je como siempre un gran trabajo de luz, posición encuadre, lente, etc del fotógrafo. Una gran foto. Gracias

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s