¡Hoy llueve!


Y ya huele a otoño. Y a castañas. A humedad. Y a bosque. Y a fraga. A la del Eume. ¡Qué llueva!

Y aunque sólo sea por perder de vista a los chanclas y a los de camisetas de tirantes, ya merece la pena que llueva. 

Para que no se escape el reguetón del interior de los coches debido al calor, o a la estupidez. ¡Que llueva!

Que la lluvia ahogue a los piromanos. Que sufran el silencioso dolor del bosque quemado. 

El verde no es gratis, ¡que llueva!

Anuncios

4 comentarios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s