Pasmar


Dicen que para envejecer sano hay que mantenerse activo, tanto mental como físicamente. 

Pero lo cierto es que mucha actividad desgasta, provoca lesiones físicas y, si hablamos de actividad mental, estrés.

Cuando leo artículos de este estilo me pasa lo mismo que con los que recomiendan alimentarse bien; al final término saturado de todo lo que tengo que comer y con la sensación de que es imposible mantener una dieta equilibrada, sana, de 5 comidas al día y que incluya no sé cuantas reacciones diarias de eso y de lo otro. 

Digo yo que la siesta, un bocadillo de chorizo y excederse de vez en cuando con un par de cervecitas no será del todo malo. 

Todo lo anterior requiere voluntad, para hacerlo o evitarlo. Pero si hay algo que llevamos en nuestros genes es pasmar.

Una suerte de desconexión que ayuda a mantener nuestra salud mental. Las preocupaciones y las obligaciones, desaparecen. Lo hacemos desde niños y algunos lo mantienen toda su vida. La realidad cansa, por mucho ejercicio que realicemos y bien que nos alimentemos.

Los menos tienen la capacidad de pasmar en movimiento, dando la sensación de hacer algo, pero solo pasman. Para ellos se inventaron las glorietas: para que giren sin molestar.  

En fin, tras esta breve desconexión para escribir esta entrada, seguiré pasmando el resto de la jornada. 

Anuncios

4 comentarios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s