El tamaño importa


Todos tenemos claro que el tamaño de una imagen coincide con el del sensor en megapíxeles. Así, un sensor de 24 megapíxeles  en un ratio 3:2 produce una imagen de 6.000 x 4.000 píxeles. 
Si tenemos una imagen de 900 x 600 píxeles y la queremos reproducir a pantalla completa -de cualquier tamaño- cuya resolución es de 1.200 x 800 píxeles,  parece claro que tendrá que interpolar píxeles, es decir, se inventará –por el procedimiento que sea- 400 píxeles en horizontal, así como los correspondientes en vertical. Esto provocará pérdida de calidad en la imagen visualizada a pantalla completa, posterizaciones, halos, pixelizaciones o dientes de sierra…

Si tenemos una imagen mayor que el tamaño de la pantalla en píxeles, por ejemplo, una imagen de 3.000 pixeles por el lado largo que deben reproducirse en una pantalla –independientemente de su tamaño- en 1.200 pixeles, hay dos posibilidades: que reescale la imagen comprimiendo la fotografía por el método que sea para que “quepa” en los píxeles de la pantalla o que la muestre a 1:1. En este último caso tendremos que hacer scroll tanto horizontal como vertical. 

Hasta ahora no he hablado de resolución. 

¿Cuál es la resolución de una imagen de 24 Mp (6.000×4.000)? 

Pues la respuesta correcta es DEPENDE. Depende del soporte en el que se reproduzca la imagen. 

Un monitor que reproduzca 1.920×1.080 pixeles lo que se conoce como Full HD tendrá una resolución dada, diferente para cada tamaño de pantalla. Así, un 24 pulgadas tendrá más resolución que un 28 y este más que un 32… ¿Por qué? Porque la resolución mide la densidad de puntos en un espacio determinado, lo que conocemos como puntos por pulgada, 2,54 cm. Ejemplo si un monitor de 24 pulgadas –suelen dar la medida de la diagonal- tiene 15 pulgadas por su lado largo, su resolución para un Full HD será 1920/15 = 128ppp. Pero uno de 30 pulgadas tendrá la mitad de resolución, 64ppp.

Por tanto, no es lo mismo ver 1.920 pixeles de lado largo en un móvil, en una pantalla de 24 pulgadas o en una de 40 pulgadas. El móvil tendrá mucha más resolución. O dicho de otra forma, las pantallas, da igual de qué, tiene una resolución constante que no depende de la imagen. Hombre, si la tarjeta gráfica lo permite se puede cambiar. 

¿A qué tamaño hay que exportar para visualizar en pantalla? Esto es opinable y he leído a un buen número de profesionales opinando sobre el particular, cada uno con una visión diferente. 

En mi opinión, depende de lo que quieras obtener, pero, como norma general,  a un tamaño que garantice una visión óptima a la mayor parte de los usuarios. Si vas a ver las imágenes a pantalla completa, hoy no puedes bajar de 1920 por el lado largo, porque la mayor parte de monitores que se venden tienen, al menos, ese tamaño. Si las vas a mostrar en el centro de la pantalla dentro de un marco habrá que calcular el tamaño al que se van a mostrar, pero nunca por debajo de 1:1. Es decir si solo vas a mostrar 800 píxeles, pues 800 píxeles como mínimo.

¿A qué resolución? Da igual lo que pongas, no tiene efecto ya que como he explicado, depende de cada monitor. Mucha gente sigue pensando que para monitor hay que exportar a 75 o 115 ppp, pues no. 

¿Y para imprimir? Pues aquí sí que tiene importancia la resolución los ppp, porque de ellos depende la densidad y la calidad de la impresión. Cuantos más puntos en una pulgada mayor resolución, pero menor tamaño de imagen.  La relación se expresa multiplicando el número de píxeles del lado largo de la imagen por 2,54 cm (el tamaño de una pulgada) y dividiendo el resultado por la densidad de puntos que queramos, típicamente por encima de 250 para una calidad óptima. 

Ejemplos:

Sensor de 6 megapíxeles 3.000×2.000. (Imagen de 3.000 píxeles (lado largo) x 2,54) / 300 = 25,4 cm de largo en impresión de calidad óptima.

Sensor de 6 megapíxeles 3.000×2.000. (Imagen de 3.000 píxeles (lado largo) x 2,54) / 250 = 30,4 cm de largo en impresión de calidad óptima.

Sensor de 6 megapíxeles 6.000×4.000. (Imagen de 6.000 píxeles (lado largo) x 2,54) / 300 = 50,8 cm de largo en impresión de calidad óptima.

Sensor de 24 megapíxeles 6.000×4.000. (Imagen de 6.000 píxeles (lado largo) x 2,54) / 250 = 61 cm de largo en impresión de calidad óptima.

CONCLUSIÓN

Una buena conclusión que podemos alcanzar es que todo este lío sirve, además de para entender algún aspecto básico de la reproducción de imágenes, para concluir que un sensor de 24 megapíxeles tiene una capacidad enorme para producir imágenes de gran tamaño y, sobre todo, para recortar imágenes y que todavía nos queden pixeles suficientes para visualizarla correctamente o imprimirla a un tamaño más que aceptable. 

La segunda cuestión es que una buena distancia de visualización es determinante para apreciar las imágenes correctamente. No tiene sentido pegarse a un monitor para ver la imagen o acercar demasiado una foto impresa a los ojos. Nadie en un museo se acerca a una pintura, salvo para apreciar un trazo de pincel. 

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s