Ya están aquí


Los Carnavales, una de las épocas del año que más sacrificio requieren. 

Los disfraces están penados para disimular la hichazón y el enrojecimiento de las mejillas, tras los excesos. 

No es la cantidad, que también, sino la continuidad. Y es que el cocido llama a la acción unos pocos días al año; somos pocos los que nos resistimos a su llamada  y a los atracones anuales. 
Vienen días duros, difíciles de diferir; menos mal que el próximo martes es festivo. 

Anuncios

Un comentario

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s