Blanco sobre blanco



Por ahí he leído que fotografíar blanco sobre blanco es complicado: el tono se mezcla, hay contaminación y es fácil perder las texturas. 

En este caso el yogur está retroiluminado con una luz en la base y un difusor por arriba que arroja luz suficiente para resaltar la textura.

Basta con medir el blanco al lado del yogur de forma que la iluminación que proporciona el flash inferior -justo ahí-se situe a 2 pasos y un tercio del gris medio. Eso garantiza que el resto de tonos conservará la textura, los veremos cercanos al blanco (aunque sean grises) y, sobre todo, no tendremos contaminación de la luz del fondo. 

A pasarlo bien. 

Anuncios

7 comentarios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s