Cierren las ventanillas


Lo llevo diciendo años, los niños en libertad son un peligro. Principalmente aquellos que han tenido la desgracia -o poca suerte- de no contar con unos progenitores que les puedan ayudar en la tarea de autogestionarse, no solo con diligencia y eficiencia necesarias para sus intereses, también con el respeto debido a los demás. 

Podría  hablar de un gran desayuno amargado por maleducados en un establecimiento hotelero durante mis últimas vacaciones. 

Y lo de hoy, increíble. En una sala de espera los allí presentes hemos sido testigos de claro caso de posesión diabólica. Un espíritu maligno se apoderó de una pequeña provocándole gritos, convulsiones, agresiones a unos paralizados padres que no reaccionaron para sacar a la pequeña de la sala  para evitar hacer extensible el sufrimiento a todos los allí congregados. 

El esforzado personal del centro – médico, por cierto- intentaba en vano satisfacer necesidades mundanas ofreciéndole cosas varias: que si agua;  que si un bote de análisis; que un bolígrafo y un folio para dibujar; que si pinturas… Todo en vano. 

La gente abandonaba la sala, se tapaba los oídos, protestaba veladamente…

Solo yo pensaba en el exorcismo.

Hablando de la foto. Me la encontré en remoto pueblo segoviano. Es un gran ejemplo de una foto mal encuadrada.  aunque no he podido resistir ya tentación de utilizarla. Realizada con el móvil y procesada con Snapseed. 

Anuncios

2 comentarios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s