Redecorando


Alcazar.jpg

Tumbado en la cama observo las paredes sosas y aburridas; totalmente desprovistas de vestimentas y ornamentos, que oculten su desnudez. Tumbado en la cama pasmo buscando visitantes que perseguir con la mirada, furtivos e indeseables bichos que me perturban y entretienen.

Así pues, he decidido llamar a un decorador que alegre mi estancia.

-Nada excesivo- le había dicho, pero ya se sabe que a los creativos no se les puede dejar solos.

Tras el shock inicial, he de admitir que no ha quedado mal. La dominante rojo pasión me gusta, quién sabe… Sin duda, los tapices aportan calidez,  sobrado entretenimiento -la tele de antes, supongo- y, desde luego tapan las vergüenzas de mis antaño tristes paredes.

El único pero, por decir algo, es que ha quedado un poco sobrecargada. No sé bien el porqué de esta sensación que me provoca cierta inquietud. Creo que el dosel se podría caer; tanta tela sobre mí me agobiaría.  El suelo me resulta frío, falta una alfombra; -¡se habrá creído que camino por las paredes!

Aunque, tras mucho mirar, he concluido que la silla está de más.

16 mm a ISO 6400.

Anuncios

3 comentarios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s