Algo que hacer.


Muchas veces me dicen que tengo suerte porque los niños no protestan cuando vamos de ruta, sea urbana o en el monte. Me preguntan como es posible que no se quejen de las caminatas y de las horas que pasamos de un sitio a otro.

La respuesta es sencilla: dadles algo que hacer.

Introducir a los niños en la fotografía es divertido. Si somos capaces de no intoxicar demasiado si mente con reglas y conceptos complejos,  su imaginación nos sorprenderá.

Guillermo D. Cobelo.

A %d blogueros les gusta esto: