Nuestra historia


Muchas veces, de niño, me he subido en un carro tirado por vacas. Me hacía ilusión ir subido en tal vehículo, un trecho corto, desde las cuadras hasta las zonas de pasto; apenas unos pocos kilómetros. 

El retorno era menos ilusionante, ya que el carro volvía lleno de pasto y nosotros andando. 

Modernidases de otra época.

Anuncios

4 comentarios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s